La dama que no cree en la crisis

Era una unidad pública con dirección al este de la ciudad, indicaban las 10:00 de la mañana. Todos los puestos iban ocupados, había un silencio por encima de las conversaciones en voz baja que llevaban algunos usuarios.

De repente se escuchó; ¡Cómo usted va a decir eso! ¡Aquí nada es normal!, fue la expresión en voz alta que hizo un hombre sentado en la segunda fila detrás del conductor. Era la repuesta que le daba a una señora sentada delante de él, quien había dejado saber su defensa  a la situación del país. Para la dama el desabastecimiento, escasez de alimentos, medicinas, y demás productos de primera necesidad, unido a la anarquía y a la alta inseguridad en la que está sumergida Venezuela no eran suficientes razones para decir que el país está mal.

Los pasajeros sentados en los puestos adyacentes no pudieron evitar su cara de asombro hacia la señora, como quien dice ¿usted de qué vive?. Los comentarios comenzaron a escucharse; algunos opinaban con el compañero de al lado, otros sólo manifestaban su desacuerdo con expresiones de negación.

La dama, defendía su manera de pensar afirmando que la situación era el resultado de estrategias políticas que habían aplicado quienes se oponen al gobierno nacional. Pero dichos argumentos no eran suficientes para quienes expresaban, tenían más de un año que no se compraban un par de zapatos; porque el sueldo medio les alcanza para adquirir los pocos alimentos que se consiguen.

“¡Señora por Dios, hoy en el hospital habían padres desesperados porque no conseguían medicamentos para sus hijos! ¿A usted le parece que no es responsabilidad del Gobierno?”. Otra reacción en voz alta se escuchó, tal vez se cansó de escuchar tantas explicaciones sin sentido. Provenía del asiento que debería ser del copiloto, allí estaba sentada otra mujer, que después de dirigirse hacia la defensora del gobierno, explicó que trabajaba en el pediátrico de Barquisimeto, que ahí el dolor es frecuente al ver a los padres desesperados por no poder conseguir los insumos y medicamentos para curar a sus hijos.

“Es que los chavistas enchufados no saben de eso. Ellos son los que tienen el dinero para sacar a sus hijos del país”, agregó el mismo hombre sentado en la segunda fila detrás del conductor.

Ante la euforia que había causado entre los viajeros, la dama defensora del gobierno, optó por dirigirse únicamente a un joven sentado, en lo conocido como el motor del autobús, quien la escuchaba respetuosamente, sin dejar de responderle que los únicos responsables de la crisis eran los actuales gobernantes. Que debía dársele la oportunidad a otros, que realmente intenten sacar al país adelante, por las vías adecuadas en situaciones tan trágicas como las existente en Venezuela, y no engañar al pueblo con supuestos planes y nuevos programas, que desde el inicio se ven fracasados; porque no solventan el problema de raíz.

¡La parada! se escuchó desde el fondo de la unidad, el pasajero, un señor vestido con ropa bastante desgastada, con una gorra del partido de gobierno ya descolorida. Después de pagarle al conductor y antes de bajar el escalón, volteó y se dirigió a la dama defensora; “El gran error de este gobierno fue haber expropiado a las empresas y fincas productivas, esa guerra que ellos mismos le han declarado a la gente que sabe cómo ser productivos. Aquí voy hacer una cola por pasta”. Se bajó el señor de la ruta, justo frente a un supermercado rodeado de más de 100 personas.

A seis cuadras, la dama defensora; bien arreglada, con camisa morada, de aproximadamente 45 años de edad, se bajó de la unidad pública. Y el tema de la crisis se dejó de analizar.

escasez

Foto: AFP

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s