Sólo el 25% de Iribarren creció con orden

Debido a la ausencia de control municipal, Barquisimeto con los años ha dejado de ser una ciudad idealmente distribuida y se convirtió en una localidad que crece sin planificación, así lo afirma el urbanista Orlando Rivas.

PANORAMICA OESTE DE LA CIUDAD F-JULIO (1)

Aunque Barquisimeto cuenta con suficientes terrenos aptos para la construcción de viviendas y crecimiento de los urbanismos de una manera planificada, esto en la realidad no sucede así, debido a la falta de control por parte de las autoridades municipales en los últimos 40 años.
Así lo explica el arquitecto, especialista en materia urbana, Orlando Rivas, quien señala que Barquisimeto siempre se ha considerado una de las ciudades mejor distribuida del país, en comparación a Caracas y Valencia. Sin embargo, el crecimiento de los sectores populares desde hace varios años se ha propagado sin existir un control y distribución adecuada a los servicios básicos y por el contrario la alcaldía se ha encargado de responder en las zonas que han sido tomadas por los propios pobladores.
“Aquí fueron apareciendo poco a poco ranchos y viviendas improvisadas incluso en zonas claves de la ciudad, pero nunca se propusieron controlarlo quizás porque es un trabajo que generaría algún costo político, demostrando que el control lo tiene el pueblo, pero un pueblo que no mide los riesgos y las normativas municipales”.
Afirma que en el crecimiento de la ciudad apenas 15% es proyectado por el sector privado y 10% lo hace el gobierno; es decir, n 25% está planificado y el otro 75% lo hace la gente. El desorden del crecimiento urbanístico es evidente en todos los puntos cardinales del municipio.
Pero esta situación no es sólo en Iribarren, se ha hecho común en todas las ciudades del país. Incluso Rivas menciona al municipio Palavecino, cuya capital, Cabudare, entre las décadas del 70 y 80 fue una de las ciudades de mayor crecimiento, y pasó de tener 15 mil habitantes a 300 mil habitantes; y aunque muchas de las urbanizaciones fueron proyectos planificados, actualmente es una localidad que no cuenta con servicios de calidad que respondan al número de familias que habitan la zona.
Sobre la importancia de la construcción privada en el crecimiento de la ciudad, el urbanista resalta que juega un papel fundamental ya que el Estado nunca podrá responder al 100% a las necesidades de la población de obtener una vivienda, pero aclara que en los últimos años el sector privado se ha visto muy limitado para emprender nuevos proyectos porque se enfrentan a una economía fluctuante. “Para cualquier proyecto se necesita evaluar los costos y en Venezuela todos los días los montos varían. Es muy difícil hacer un presupuesto porque no se pueden mantener los precios”.
A propósito de las críticas que han hecho muchos representantes del Gobierno cuando se trata de terrenos destinados a la construcción de centros comerciales y empresariales, Rivas recordó que este tipo de áreas siempre permitirán dar empleos y activar la economía en cada ciudad. “Nunca se puede despreciar ese tipo de proyectos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s